Permiten recuperar el agua del fondo para incorporarla con el agua de la superficie y garantizar calentamiento y distribución de químicos homogéneamente.