Son una de las formas más sencillas de sanitizar las albercas residenciales y comerciales, haciendo uso de pastillas o tabletas de cloro.